CÓMO RECONOCER A UN PROGRE EN 10 PASOS.

1. El progre siempre está en posesión de la verdad absoluta. Si no piensas como él, no eres de los suyos. Y eso significa que eres un reaccionario, un facha, un ultraderechista, un fascista, un esbirro del imperialismo yanqui, un tonto de los cojones, un hijo de puta, un asesino y un cerdo capitalista, aunque no llegues ni a mediados de mes. Ya lo anunció Borges: “Hay comunistas que sostienen que ser anticomunista es ser fascista. Esto es tan incomprensible como decir que no ser católico es ser mormón.”
2. El progre odia el capitalismo, pero ama el dinero. Persigue la guita hasta la extenuación y se niega a reconocerlo también hasta la extenuación. Y si se lo haces notar te llamará cerdo capitalista, facha, etcétera hasta la extenuación. Lo reconoció el mismísimo Víctor Manuel: “Yo soy comunista, no gilipollas”.
3. El progre padece una afección psicológica bipolar relativista-absolutista: por un lado el relativismo moral, intelectual y ético y por otro el absolutismo político. En cristiano: sólo ellos tienen derecho a gobernar y todo vale para perpetuarse en el poder.
4. La culpa siempre es del otro. Entendiendo por el otro a burgueses, católicos, yanquis, periodistas no adscritos, empresarios, judíos, oposición… Da igual que lleven 10 años gobernando o 100 asesinando, un progre nunca puede ser culpable de nada malo.
5. Atracción total por el totalitarismo. De izquierdas, claro. O islamista. O sea, las dictaduras socialistas y las teocracias fundamentalistas. En definitiva, cualquier sistema de gobierno que destruya la sociedad occidental… en la que ellos viven. Y muy bien, por cierto.
6. El progre lo politiza todo. Todo. Una ideologización permanente y generalizada que contagia todo lo que toca: el deporte, el cine, la ciencia, la cultura, la información, el ocio, la moda, la solidaridad, la tecnología, las creencias, la justicia, las costumbres, la educación, la biología, la naturaleza, la comida, el tabaco. Es su arma favorita para llevar cada aspecto de nuestras vidas a su terreno y apropiarse de la razón absoluta a base de demagogia a discreción. Y funciona.
7. El progre es paternalista por naturaleza. O sea, le mueve un crónico complejo de superioridad que le empuja a dirigir las vidas de los demás en todos los ámbitos: sexo, educación, familia, solidaridad, alimentación, conducción, hábitos, cultura, cine, idioma, aficiones… Se cree con derecho a decidir qué es lo mejor para nosotros. Y, lo peor, se cree que nos hace un favor.
8. El progre está tan megaconcienciado con los males que aquejan a la sociedad y al planeta que si no te megaconciencias a su nivel, eres culpable de esos males y de muchos más. Aunque tú, en la práctica, hagas lo que ellos sólo hacen de boquilla. Es decir, tú eres malo hagas lo que hagas y ellos son buenos aunque no muevan un dedo.
9. “Haz lo que yo digo, no lo que yo hago”. Es el principal síntoma del mal genético que padecen casi la totalidad de los progres, sin posibilidad aparente de cura: la Hipogresía. Una afección endémica que crece en progresión aritmética, geométrica y astronómica; cuanto más progre, más hipogresía emana.
10. El progre es ecologista, pacifista, feminista, jovenalista, aliancista, antiglobalista, protercermundista, gaylista y todo lo que haya en la lista. Es paritario, solidario, dialogante, demócrata de toda la vida, cultísimo, moderno y tiene un gusto impecable. Lucha por la paz universal, la fraternidad planetaria y el mejoramiento social de los humildes. Es alegre y simpático, carismático y romántico. En una palabra, es guai. O eso dice, claro.
CONCLUSIÓN:
Estos 10 puntos se pueden resumir en dos. Punto uno: el progre siempre tiene razón. Punto dos: en caso de que no la tenga, se aplicará el punto uno.
Y es que todo (repito, todo) vale en nombre de la Progresía, santa palabra. Aunque el progreso vaya hacia atrás. Si el progre mata, roba, destruye, miente, insulta, manipula, corrompe, prohíbe o castiga es siempre por una buena causa: la suya. Pues eso, bienaventurados los progres porque todo les será perdonado.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Año nuevo, metas nuevas.

¡Hola a las personas! Me he roto un poco los cuernos y he configurado mi portátil como un servidor de páginas Web. De esta manera podéis ver un ejemplo de trabajo de desarrollo de software que tengo en mente y que supla la carencia de empleo que prima por estos lares. Esta es la dirección:

susojuarez.sytes.net

Como digo, estáis entrando a mi portátil y sólo podréis acceder cuando lo tengo encendido y con acceso a Internet. La página está en construcción y poco a poco iré completándola para dar a conocer hasta donde quiero llegar en la creación de un código Web a medida que pueda ser rentable para la empresa, desde el carácter publicitario, al financiero o estadístico. En la página principal pongo una pequeña declaración de intenciones que podéis leer en el apartado Antecedentes.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Ponferrada a vista de gavilán

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Excrementos urbanos

Me encantan los perros. Siempre tuvimos en casa un perro pequeño, incluso dos a la vez. Es cierto que nosotros teníamos un jardín donde retozaban y hacian sus necesidades, pero también iban al pueblo y los sacabamos por lugares a las afueras de Ponferrada donde podían hacer sus perrerías sin molestar a nadie ni dejar sus manchas ni olores en calles habitadas.

Normalmente la gente va preparada con esas bolsitas para recoger las cacas de perro y tirarlas a la basura, algo que no resulta muy agradable de ver, pero siempre mucho mejor que dejar todo el “pastel” en plena zona de transeúntes.

Este verano está siendo especialmente caluroso y nada lluvioso, algo por mi parte de agradecer, y los perros siguen meando igual por las calles. En Ponferrada hay muchos de todos los tamaños, y los dueños no tienen reparo en que su querida mascota orine en cualquier acera, y menos en las calles estrechas, menos transitadas y sin aceras del Casco Antiguo. El otro día daba yo la curva para entrar en mi calle y me encuentro a un perro como un caballo parado meando contra la casa de la esquina, con su dueña con la correa tirante con la cual casi me choco. Estaba la chavala toda pancha contemplando condescendiente como su perrito dejaba un buen reguero amarillo por toda la calle y del que aún se puede ver la mancha. Sólo le faltó sacudírsela. Todas las manchas, hoy negras, se pueden ver por esas calles, mezcladas con las otras como soles de las vomitonas de los fines de semana y fiestas de la Encina.

Los perros tienen la inteligencia de un niño de corta edad, y pueden ser educados, es más, deben de ser educados para no hacer sus cosas en cualquier lado. El problema es educar a sus dueños. Ponferrada tiene a 200 mts. de cualquier ciudadano un parque con espacios habilitados para esto, y a menos de 10 minutos cualquier tipo de zona verde donde puede aliviarse su chucho, y así no me “como” yo estas gratas visiones y olores cuando voy a desayunar a la churrería o voy a por el pan.

Perdón por tan escatológico escrito, y gracias por su compresión amantes de los canes.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La Fundación Álvarez Osorio recupera la beca de 5.000€ para estudios artísticos y culturales

dl | ponferrada
La concejala de Educación y Cultura del Ayuntamiento de Ponferrada, María Antonia Gancedo, anunció ayer la recuperación de la beca de la Fundación Pedro Álvarez Osorio-Conde de Lemos para realización de altos estudios en las disciplinas de artes escénicas, musicales, literarias y artísticas en instituciones nacionales e internacionales de reconocido prestigio. La del 2009 fue la última convocatoria y seis años después se ha decidido retomar una iniciativa que cumplirá su tercera edición y que, en su momento, permitió ampliar sus estudios a dos jóvenes promesas ponferradinas hoy más que consolidadas: Martina Higuera y Gio Yáñez.
La cuantía total de la beca concedida por la Fundación asciende a 5.000 euros y se hará efectiva en dos plazos: un 20% se entregará la firma del contrato con el beneficiario y el 80% restante será abonado por la Fundación mediante ingreso directo en pagos trimestrales. Podrán ser beneficiarios de la misma todas las personas naturales de Ponferrada que deseen cursar estudios especializados de post-ciclo, cursos extraordinarios, másteres, prácticas, etcétera; o aquellas que siendo naturales de la capital berciana, sí estén empadronadas en la misma con anterioridad al 1 de enero de 2015.
El plazo para la presentación de las solicitudes finaliza el 15 de julio, ya que la beca se concederá para el curso 2016/2017. La comisión encargada de valorar las propuestas tendrá en cuenta la situación económica y laboral del solicitante, la adecuación de los estudios a las bases de la convocatoria, la calidad y vialidad de los mismos y el expediente académico, entre otros.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Adiós a Umberto Eco, látigo de la corrupción

  • Adiós a Umberto Eco, látigo de la corrupción -
  • Adiós a Umberto Eco, látigo de la corrupción –
DARÍO MENOR | ROMA
El mundo está un poco más a oscuras. A última hora de la noche del viernes fallecía en su casa de Milán el italiano Umberto Eco. Escritor, filósofo y experto en comunicación y semiótica, el cáncer que sufría desde hace dos años le hizo emprender su último viaje a los 84 años. Autor de ‘El nombre de la rosa’ (1980) y ‘El péndulo de Foucault’ (1988), entre sus novelas de más éxito, recibió infinidad de galardones durante su vida, entre ellos el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en el año 2000. Su muerte provocó ayer una cascada de reacciones en el mundo de la cultura y la política. El primer ministro italiano, Matteo Renzi, transmitió su pésame a la familia, y destacó el europeísmo y la «inteligencia única» de Eco, a quien consideró capaz de «anticipar el futuro». Nacido en la localidad piamontesa de Alessandria en 1932, era una referencia en todos los ámbitos que tocó con su inquieto intelecto a lo largo de su vida. El primero fue el académico. ‘Cómo se hace una tesis’, publicado en 1977, sigue siendo hoy de lectura obligada para quien decide profundizar en sus estudios universitarios. Ocurre lo mismo con ‘Tratado de semiótica general’, la obra más completa sobre la materia pese a que han pasado más de 35 años desde su aparición. Eco publicó numerosos ensayos acerca de este ámbito académico a cuyo desarrollo también contribuyó desde las aulas, pues fue profesor en varias universidades, entre ellas la de Bolonia. También fundó el departamento de Comunicación de la Universidad de San Marino y colaboró con otros ateneos. Su pasión por el mundo de la información quedó reflejada en su último libro, ‘Número Cero’, dedicado a la crisis del periodismo y ambientado en 1992, momento crucial de la historia de Italia por el estallido del ‘Tangentopoli’, el escándalo de corrupción que se llevó por delante a la Democracia Cristiana y al Partido Socialista. Al ser preguntado en una entrevista por si las cosas estaban hoy mejor que en aquella época, Eco decía que en Italia «ha pasado de todo sin que haya construido nada». Reconocía entonces que tal vez le pesaba «el pesimismo», que consideraba «un problema personal». «Es como el sentido de la responsabilidad», agregaba. Aunque se inició tarde en la novela, por considerarla al principio poco digna de las atenciones de un intelectual, cuando lo hizo salieron de su pluma auténticas obras maestras.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La calle de la emboscada

Un callejón oscuro y tortuoso que lleva mil años igual guarda la historia de amor y honor de una dama que fue esposa de rey sin estar casada, le dio diez hijos bastardos y el heredero de la Corona, el primero de los Trastamara. Matasiete, la calle donde un enero mataron a siete, y con el nombre se quedó. La travesía donde dos caballeros protegieron el nombre del rey y el honor de su dama

  • Calle Matasiete, con la hornacina donde se coloca una campanilla de aceite cuando en el barrio hay un enfermo en trance de muerte - MARCIANO PÉREZ
    Calle Matasiete, con la hornacina donde se coloca una campanilla de aceite cuando en el barrio hay un enfermo en trance de muerte – MARCIANO PÉREZ
Diario de León | SUSANA VERGARA PEDREIRA 15/01/2016
De lo que pasó en esta calle sólo se sabe a ciencia cierta que mataron a siete. Y con ese nombre se quedó.
Debía hacer frío aquel enero pues los hombres iban cubiertos con gruesas capas que a duras penas ocultaban quién era espadachín y quién vasallo. Era quizá 1330, pero a saber, pues los reyes, hombres son, hicieron escribir a menudo la historia a su medida. Y conveniencia había, pues está en juego el honor de una dama, la mujer que le dio a Alfonso XI el Justiciero, el bisnieto de Alfonso X el Sabio, veinte años de amor, diez hijos bastardos y, a la postre, el heredero del trono, el primero de los Trastamara, la estirpe que llegó hasta Juana la Loca.
Ocurrió en León, en un callejón tortuoso y sombrío de fácil emboscada. Setenta y tres metros de trance que acabó en lance. Una encerrona entre la Plaza del Pan, que así se llamaba la Plaza Mayor, y la de San Martín, para el vulgo, la de las Tiendas. Ahí acabaron muertos a espada dos enviados del rey, Juan de Velasco y Gil de Villasinta. Traían un mensaje real para uno de los don Gutierre, emparentados con el mismísimo Guzmán el Bueno y con casona-palacio en la plaza que lleva su nombre, donde acaba la calle del Barranco, por donde se precipitaban a la Plaza del Grano las aguas del Barrio Húmedo y los desechos del amor, la calleja destartalada y mugrienta que la ciudad conoció de siempre, a saber desde cuándo, como Apalpacoños, y hay poco más que añadir.

FOTO: MARCIANO PÉREZ
Llegaron a la ciudad con la misión de frenar la revuelta que los fieles del infante don Juan Manuel planeaban contra el monarca. Uno de ellos el tío Joroba, con fama de mal encarado y taberna al final de la calle donde vivía el moro Mulhacín, otro de los conspiradores, entre Santa Cruz y Puerta del Sol.
Agotados por el viaje, entraron en el tugurio. Entre frascas de vino, la cuestión se complicó. Dice la leyenda que la Raimunda, la maritornes, una moza de amor de pago que en contra de su mote debía de ser bella, acusó a los caballeros de deshonrarla con su palabras, aunque más probable es que fueran descubiertos por los maquinadores de la intriga contra palacio o que la charla derivara en cuestión política y de ahí en gresca. La cuestión es que Juan de Velasco y Gil de Villasinta huyeron calleja arriba, subieron las escalerillas y entraron en la calle Nueva, llamada también el Corralón, y ahí fueron acorralados. Se defendieron de alguaciles y traidores hasta que ya no pudieron más. En sus labios, el secreto bien guardado: el mensaje del rey, que sólo entregaron agonizantes, con el último aliento, al noble leonés.
Alertado don Gutierre, acude en ayuda de los enviados del soberano y en la lucha encarnizada en el callejón mueren siete. Y luego todo es confusión, lío histórico. Entra en jaque la dama del rey. Leonor, nacida en Sevilla biznieta ilegítima de reyes leoneses, veinte años siendo mujer de rey sin casarse, madre de diez de los once hijos del soberano, todos bastardos menos Pedro I el Cruel, tan bella que cuentan que nadie podía apartar sus ojos de ella, tan inteligente que dicen que convirtió a un joven melancólico en un rey ejemplar, tan preparada políticamente que forjó con él uno de los reinados más brillantes de la Edad Media, tan leal a su rey que la Corte se rindió ante ella y la aceptó como reina de hecho aunque de derecho lo fuera María de Portugal, la misma Leonor cuya historia forma parte del regalo de novios de otra mujer que es ahora reina, la ofrenda matrimonial de Letizia a Felipe VI y cuyo nombre lleva una heredera.
En Matasiete comienza el baile de fechas, pues Leonor de Guzmán, joven de buena familia, casó en matrimonio acordado con Juan de Velasco, el mismo que cuenta la historia que murió en Matasiete, el que vino a León con mensaje del rey anunciando su inmediata llegada a la ciudad para poner fin a la conspiración con revuelta tramada y el ruego de que alojaran en Don Gutierre a la comitiva, entre la que viajaba al parecer Leonor, esposa del caballero, quizá ya elegida por el rey, madre en ciernes del primero de los hijos regios, Pedro de Aguilar, nacido en 1330 y muerto de infante, el primogénito de una saga que acabaría en el trono con Enrique, el tercero de los vástagos, nacido en parto gemelar, que vengó el final de su madre a manos de la reina una vez fallecido el monarca de peste negra contraída en el sitio de Gibraltar, y lo hizo con la peor de las revanchas, la muerte del único hijo con vida de María, que era además de hermanastro, su rey.
Quizá para lavar el honor de La Favorita, la que inspiró una ópera con ese nombre y una cántiga de amor del monarca al que pusieron el apodo del Justiciero por la energía con la que controló a la nobleza, el joven que gustaba de cazar en Valporquero, que amó durante toda su vida a Leonor y se casó por razones de estado con María de Portugal cuando ya era padre de dos hijos, quizá para proteger el nombre de la dama se liaron las fechas y se hizo de ella viuda desde 1328 aunque el lance mortal en el que figura el nombre de su marido está vinculado a un día de enero de 1330 en una vieja y oscura calle de León. El lugar donde cuenta la leyenda que viendo el cadáver de Velasco, cayó desmayada Leonor, apenas veinte años, la amada del jovencísimo rey al que sin embargo el caballero que la había desposado defendió con su vida.
Quizá no era 1330. Quizá sí lo era y Leonor ya era viuda. Quizá el caballero era otro. Quizá la mitad es leyenda. Pero en ese lugar dicen que en las noches de invierno pasea un hombre con capa y espada y se escuchan voces de lucha, en donde una hornacina excavada en el muro guarda la imagen del Santo Cristo de la Agonía, el de la Buena Muerte, que se alumbra con una campanilla de aceite para anunciar que allí, en el barrio, hay un enfermo en trance de muerte y un alma errante vaga en pena. En la calle donde mataron a siete.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario