Mundillos mundanos

A fin de cuentas todos tenemos nuestro mundillo aislado del resto, el que decidimos nosotros. Refranes como “dime con quien andas y te diré quien eres” o “dos que duermen juntos acaban siendo iguales” son cultura popular, y la pura realidad. Cada uno elige donde quiere estar y donde quiere llegar.

Muchas conductas, cultura, culturilla o cultureta viene marcada por el propio trabajo (te guste o no), tanto es así que se crea un ambiente en el que incluso los lazos y relaciones están al orden del día. Siempre hemos visto relaciones de pareja entre gente del mismo gremio: funcionarios de la administración, educación, gente de la sanidad, hostelería etc. y ahí se quedan, para bien o para mal.

Otros son camarilla por las actividades fuera del circulo de empresa, como puede ser el barrio de residencia, cualquier tipo de deporte colectivo que se practique, la pertenencia a un club o asociación, gustos, hobbies comunes etc.

Existe también el mundillo de los bares, muy concurrido y que por tanto hay que tocar, en el cual la peor parte te la llevas si eres ‘single’ (como se dice ahora) pues estas a merced de las circunstancias, acabas contándole tu vida a gente que realmente le importa un pito, y marchas para casa creyendo que la camarera es tu novia. Esto al final te hace sentir más sólo.

Yo he tenido varios mundos de estos y voy limando mis relaciones. Actualmente estoy a gusto. Llevo ya tiempo con amigos principalmente de Sanidad con los que voy al fútbol, salimos de vez en cuando a tomar algo, y hacemos alguna cena. Las conversaciones son amenas, distendidas y variopintas, aunque lógicamente muchas veces las llevan al terrenos de la Sanidad.

Poco a poco desde hace algunos años he ido abandonado la incultura de bar y de la gente que vive en ellos, y he ido volviendo a mis orígenes: algo de deporte, algo de familia, algún que otro viaje, trabajos de casa, jardinería, alguna actividad cultural y deportiva, charlas con amigos y conocidos, lectura, música, me gusta escribir…, y por supuesto mi profesión que son los sistemas de computación. Y lo creáis o no me siento menos sólo y mucho más motivado para plantarle cara al futuro, aunque esté en paro en una comarca que se hunde. Incluso noto en la calle mucha más afinidad -di que he dado también clase a mucha gente-, todo el mundo se para a hablar conmigo, las tías me saludan con una sonrisa y charlo con ellas. Importante eso.

Decidid bien vuestro circulo, nunca es tarde para cambiar y cambiarlo; de ello va a depender vuestro mundo y vuestra felicidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s