Sobre la Universidad Española

Hablar de la Universidad española es hablar de mamoneo, trapicheo, corrupción, amiguismo, caciquismo, provincianismo y cerrazón. La universidad española está totalmente politizada. Y su silencio cómplice delata su signo político. La Universidad española es lo que es, un conjunto de despachos ocupados por profesores enchufados endogámicamente, cuya misión es mantener a los chavales entretenidos para que no creen problemas como en Grecia.
El tema de la posición mediocre de la universidad española, ante cualquier ranking al que se le someta, tiene que ver como en tantas otras esferas de lo público, con que el profesor es un funcionario del Estado, antes que un profesional docente o un científico brillante, y en la manera en como se recluta al profesorado universitario funcionario: mamoneo, enchufismo y nepotismo. Hoy en día, ni Einstein conseguiría entrar en la Universidad tal y como está montado el chiringuito. Y esto es la diferencia fundamental con los países más adelantados. De este mal vienen todos los demás.
La universidad española no es más que el reflejo de la estructura que ha adquirido este país, nación de naciones o como le queraís llamar.
Toda autonomía, provincia, ciudad o pueblo quería tener su aeropuerto, su apeadero de AVE, sus autovías a ninguna parte, puertos exteriores, su universidad o si los dejasen su base espacial de lanzamiento de cohetes.
Se ha llegado a un punto donde ya se roza el ridículo, universidades semivacías en provincias que no alcanzan los 100 mil habitantes, aeropuertos con un par de vuelos diarios, autovías que costaron centenas de millones donde ves pasar un coche cada media hora y así podría estar citando cientos de ejemplos. Y eso sin entrar en la inaguración de museos sin contenido o palacios de congresos que se usan un par de veces al año.
Da igual los criterios que pongas, a poco que estos sean significativos del rendimiento académico, científico, editorial y de imagen de prestigio de esa universidad e influencia a nivel mundial en campos específicos del saber, la Universidad española va a quedar casi siempre a la cola: Es evidente que los mejores cerebros de España no trabajan en la Universidad, a diferencia de los de EEUU y resto del mundo que trabaja allí. Esto al final sitúa a cada uno en el puesto que les corresponde, sea en el ranking que sea.
Para ser profesor de universidad en España tienes que pasar más tiempo lamiendo culos que trabajando en tu campo. Puestos a dedo, cátedras sacadas de la manga, unidades docentes creadas para hacer favores, lobbies de departamentos luchando contra otros por mantener su chiringuito, planes de estudios hechos en un par de tardes… aunque hay que decir que hay castas y castas, un asociado gana eso porque está contratado a tiempo parcial, no suele tener doctorado en la especialidad sino que es un profesional que dedica algo de su tiempo a dar clases. Para ser investigador allí hay que tener un doctorado, y es cierto que aún así los están echando a patadas porque la mayoría cobraba de proyectos.
Hablamos de los enchufados, no de los pringadetes colaborador doctor, ayudante etc, de estos no, sino de los pata negra: tipos que lo máximo que han hecho en la vida es un doctorado, que no han llegado ni a publicar su tesis en revista internacinoal alguna, para luego echarse a la bartola bien parapetados en sus carguitos de titulares y catedros, y de estos hay miles y miles.
Quitando lo de los premios nobel de profes,que se compran a golpe de talonario. El resto de los criterios no son tan disparatados, publicar en Science y Nature en vez de una revistilla de medio pelo, es el equivalente en Ciencia a ganarse un gran premio de Formula-1 en vez de una carrera de cabras. Además, la lista que dan coincide casi a la perfección con las universidades más reconocidas profesional y científicamente en el mundo. Corregible, sí, pero no una chorrada.
Qué la universidad española podría ser una institución de referencia internacional, no me cabe duda, si se antepusiera el prestigio académico y científico al mamoneo.
De todas formas, decir, que en EEUU lo que da prestigio a su Universidad, son los egresados que montan empresas en lugar de dedicarse a ser grises funcionarios. El esquema es que un científico o ingeniero brillante, allí, prefiere jugársela y montarse su negocio, antes que entrar como profe o similares. Cuanto tengan éxito, darán pasta, mucha pasta a las universidades de donde salieron y el prestigio que estas necesitan.
El ejemplo de Craig Venter, es significativo, se monta su empresa y secuencia el genoma humano antes que todo el tinglado universitario americano en conjunto. Es esta conexión la que hace de las universidades privadas americanas las mejores, qué por lo demás también esconden mierda, pero esta es ventilada.
En otras universidades, se producen profesionales cualificados para satisfacer necesidades de las empresas y de la sociedad; los que producen son profesores cualificados, contratados y mantenidos en plantilla en base a su valía, no en base a mamoneo, endogamia y una plaza vitalicia de funcionario.
La universidad española produce … ¿qué? ¿títulos al tun-tun, de dudosa utilidad social o empresarial?
La universidad española produce … ¿para quién? ¿Para su propia gloria y cobro de nóminas?
La universidad española produce … ¿cómo? ¿Puteando a los alumnos para que aprendan, porque enseñar de verdad es muy cansado?
En la universidad española producen … ¿quienes? ¿Funcionarios sin la menor vocación docente, que ante todo lo que querían era una plaza de funcionario, y que como mucho puede gustarles investigar, pero raramente enseñar?
Una universidad que NO está sometida a competencia, que le entra dinero público haga lo que haga y cómo lo haga, y que no tiene una idea ni medio clara de para quién trabaja (o debería trabajar), ¿en qué puestos de que rankings esperamos que pinte algo? Está más o menos organizada como la última etapa de la URSS, se ha convertido en un fin en sí mismo, que es el de los intereses de su casta encima pagada con dinero público. Quítale el dinero público y en un par de meses se jode el trasto.

En los Estados Unidos las universidades de titularidad privada suelen ser instituciones sin ánimo de lucro.
¿Se regalan los títulos en el MIT, Harvard… privadas de los USA? Anda, no me hagas reír.
Para ser admitido en el MIT y similares, no basta con tener dinero, hay que tener un CV extraordinario. Y si tienes ese CV de infarto pero no tienes pasta, habrá una beca para ti…
A los profesores de primera hay que pagarles, que nadie trabaja sólo por amor al arte.

En España confundimos el coste de la matrícula que paga el alumno con el coste que supone que el alumno reciba clases. El coste real, descontada la diferencia entre un profesor del MIT y uno de España que ha obtenido la cholloplaza a base lamer culos, probablemente sea parecido.
El problema de la comunicación, marketing en ciencia lo tienes muy fácil, publicar en los mejores journals de tu área de manera continuada, simple y sencillo. Lo jodido es llegar a ese nivel y mantenerlo. Para eso se requiere desbloquear la endogamia y seleccionar a los profesores por mérito y jamás hacerlos funcionarios. Acabar con el absurdo Ministerio de Educación que impide que un Einstein enseñe en una universidad española porque no tiene homologado su título de doctor en Física.
Tenemos un país con una organización absurda, surrealista, kafkiana… hecho a imagen y semejanza de la casta político-oligárquica que lo desgobierna. Donde la meritocracia es perseguida como el enemigo número 1.
El principal problema en la universidad española a diferencia de los USA por poner un ejemplo, es que gana lo mismo el profesor mediocre (tanto en docencia como en investigación) como el excelente (tanto en docencia como en investigación), entonces ¿ para qué hacer nada ? La gente que se preocupa lo hace por vergüenza y por honestidad.
Mientas esto no cambie, y no lo hará en la puta vida en la universidad pública, no esperéis mucho más amigos…
 
Toca hablar de su sanguinaria filosofía, lo que yo la llamo “filosofía del sufrimiento”. Hablar de la Universidad en estos términos equivale a hablar de dolor, de cansancio, de frustración, de humillación, de resentimiento y de mediocridad.
-Primera regla no tácita:
En la universidad española no se trata de aprender, sino de sufrir. Muy medievalista su filosofía, al nivel del resto de la instituciones públicas. Luego nos quejamos de no tener premios nobel ni académicos de prestigio internacional, se lo pasan mejor entreteniéndose con sus prácticas sadomasoquistas, a ver quien jode más a quien. Qué nivelazo!, qué inventen ellos!
-Segunda regla no tácita:
Profesores o catedráticos que si les viene en gana suspenden a toda la clase y punto. Daba igual lo que diga el reglamento. Son las “vacas sagradas” de la facultad y son intocables. Tienen poder sin límites (podían decidir entre tu vida y la muerte decíamos algunos). La casta de los estómagos agradecidos tiene ese velo mágico que de momento les protege de exhibir su infinita ignorancia del mundo en el que viven y del estado real de las cosas.
En general y en la mayoría de las carreras no se enseña cultura, ni se enseña a aprender por uno mismo. Se dan unos conocimientos más o menos actualizados, precisos y válidos por medio de una tediosas clases en que tienes que tomar apuntes y ya está. Lo que se quiere es que se empolle un determinado temario y punto. De ahí que haya buenos estudiantes sin cultura ni inteligencia, sin ninguna aspiración más que la de beber, follar, fútbol, ps3. Es decir los mismos vicios/intereses que un albañil o camarero de chiringuito tipo.
Lo único que se pide es que repitas lo que quiere el que enseña la asignatura. Ser un loro básicamente. Y no te salgas de lo que te recitó el “sumo sacerdote” de la sabiduría porque si no lo dices con sus palabras y le hagas que tenga que pensar un poquito quizá no lo entienda y te suspenda…
No se aprende en una universidad o no es su principal motivo. Se pide memorizar una serie de conceptos y técnicas para que luego presumiblemente te sirvan en tu futura profesión.
No te abren las miras ni nada parecido. Te cierran la mente para que sigas el camino de todo el rebaño. No cuestiones nada porque así no vas a aprobar.

Con esta política se han FOLLADO a varias generaciones de científicos e ingenieros que no sacarán a España del agujero (cosa de la que me alegro, justicia divina). La gente no se hace idea del daño que se le ha hecho al país con la política educativa a todos los niveles.
¿Y acaso no ha hecho bien su trabajo, la Universidad Española? Ha sometido a sufrimientos indecibles a generaciones enteras durante períodos muy superiores a los que permitía el servicio militar en nuestros tiempos. Ha tenido a cohortes enteras de levantiscos adolescentes encerrados en bibliotecas, concentrados en memorizar textos que, a cualquiera que no haya pasado por ello, le parecería imposible.
Intentan hacerte sentirte una mierda dentro de su matrix. Se trata de tirar tus mejores años de vida en obedecer a cretinos endiosados que no son nada fuera del recinto universitario. Al acabar sabes que no sabes nada, sólo que has sobrevivido. Pero los papás y las mamás estarán orgullosos de tí. Luego descubrirás que con un cuarto de esfuerzo podrías haber llegado igual o más lejos.

Ha conseguido que esas cohortes tengan que esterilizar por completo su espíritu crítico para poder, de ese modo, ser capaces de absorber esas asignaturas que estaban ahí de relleno, con los únicos objetivos de constituir un auténtico tour de force y mantener vivos ciertos pesebres disfrazados de cátedra. Sólo un ser acrítico era capaz de absorberlas sabiendo que era un esfuerzo inútil (Derecho Romano, Materiales en aparejadores, Farmacopea en Medicina, la Economía comprimida en tantas carreras técnicas o sociales…).
Han conseguido que esas legiones se acostumbren a esperar un objetivo a través de cinco años de pesadilla, que luego, al llegar a la meta, resulte que aún faltan dos años, que luego tengan que gastar un dineral y un año más en un máster, que luego… Los han acostumbrado a ir corriendo detrás de una zanahoria, que es lo que están haciendo a lo largo de toda su vida laboral, esperando ese ascenso, ese contrato fijo, ese aumento de sueldo, ese… que a estas alturas, ya todos sabemos que no llegará nunca.
Los han acostumbrado a no rechistar a aquél de quien depende nuestro destino (el catedrático primero, luego el empleador). A realizar lo que se les pide sin cuestionar su utilidad.
Los han adiestrado para estar siempre disponibles (esas innecasarias madrugadas primaverales de atracones de estudiar, esos encierros de meses), a pagar los precios que se les pida sin decir ni mu (esos libros de Psicología, Biología o Matemáticas, carísimos, bajo pretexto de sus bajas tiradas en un tiempo en que medio país estudiaba empresariales, psicología, derecho o ingeniería).
Son unos trabajadores capaces de hacer lo que los no universitarios pero con unas cualidades que no tienen estos:
– Los universitarios compiten entre ellos a muerte si hace falta y, en todo caso, a la baja en lo referente a salarios.
– Los universitarios no se quejan y esperan los premios prometidos sin frustración: los años de tortura en la facultad alteraron su capacidad de percepción temporal y no se dan cuenta de que se acercan a la edad que los hará obsoletos sin haber alcanzado los puestos que permiten no ir al paro a sus años y que han sido copados por generaciones anteriores, a menudo sin formación.
– Los universitarios pueden recibir otros incentivos distintos del salario: la honrilla profesional, la satisfacción del trabajo bien hecho, el estatus, la pertenencia a una clase social, que no económica…
– Los universitarios soportan cualquier horario. Soportan que se les llame en fin de semana y cancelar los planes hechos con la familia.
– Etc.
La Universidad española ha hecho un trabajo que yo creo que ni las legiones romanas. Ha creado centurias de trabajadores inmunes al dolor, al cansancio, a la frustración, a la humillación, al resentimiento y a la conciencia de su propia temporalidad.
La universidad española se parece a los ayuntamientos, hechas para el disfrute de unos amigotes en las que para entrar hay que pasar por el aro varios años, y, otro parecido es que cuanto más pequeñas más hacen y deshacen a su antojo.
Fuente: https://www.facebook.com/groups/269895076448511/permalink/412570828847601/
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sobre la Universidad Española

  1. Pingback: Sobre la universidad española

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s