León abre la puerta de la Unesco

El reconocimiento de la ciudad como cuna del parlamentarismo ‘da alas’ a otras dos candidaturas: la Vía Nova que unía Astorga y Braga y el concejo abierto aspiran a ser declarados Patrimonio Mundial .

Fuente: Diario de León | verónica viñas | león 23/06/2013
La Unesco asestaba esta semana un duro golpe a Gran Bretaña al declarar Memoria del Mundo los ‘Decreta’ (documentos) de las Cortes celebradas en León en el año 1188. En la práctica supone que San Isidoro destrona a Westminster como la cuna del parlamentarismo. Este título puede abrir la puerta a dos candidaturas que llamarán próximamente a la puerta de la Unesco: la Vía Nova, también conocida como Vía XVIII, la calzada romana que unía Astorga y Braga; así como el concejo abierto, una institución genuinamente leonesa.
La Vía Nova -que cuenta con el respaldo del Congreso- fue la gran obra de la dinastía Flavia en Hispania. El objetivo es que este itinerario, que también cuenta con el respaldo del gobierno de Portugal, sea declarado Patrimonio Mundial el próximo año.
La Vía Nova, que debió de ser inaugurada entre el año 79 y el 80 de nuestra era, estaba señalizada con 286 miliarios de piedra —similares a los mojones kilométricos—. Casi con seguridad es la vía que conserve mayor cantidad de monumentos epigráficos de todas las construidas en el Imperio romano. Los miliarios marcaban el trazado viario y, aparte de las distancias, tenían grabadas dedicatorias a los emperadores. Eran, por tanto, un soporte para la propaganda imperial. Hay miliarios dedicados a Trajano, Tito, Adriano, Caro, Carino, Juliano y Constantino I. Su anchura, entre cinco y siete metros, estaba calculada para que pudieran cruzarse dos carros.
Una vía para el fisco
Además, la calzada del siglo I estaba surcada por cinco puentes. La Vía XVIII del Itinerario de Antonino es además la ruta más corta entre Astúrica (Astorga) y Bracara (Braga). Con 318 kilómetros de longitud —unas 215 millas romanas— la Vía Nova se construyó con el fin de «facilitar la implantación un sistema fiscal y mejorar el acceso a las minas de oro del norte de la península», según una investigación llevada a cabo por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
Aparte de los miliarios, la Vía Nova estaba sembrada de mansiones, gestionadas por el Gobierno del Imperio, donde los viajeros podían pasar la noche, aunque también se especula que fueron utilizadas como estaciones del fisco. Según Plinio, en este territorio había 285.000 contribuyentes.
A lo largo de esta vía flavia hay once mansiones, entre ellas Bergido (Cacabelos), Interaconio Flavio (San Román de Bembibre) y Astúrica Augusta (Astorga). Si la Vía Nova consigue ser declarada Patrimonio de la Humanidad, las comarcas leonesas por las que discurre la calzada, que coincide con el Camino de Santiago, resultarían tan beneficiadas como Las Médulas, único enclave de esta provincia protegido por la Unesco.
El citado informe del CSIC, dirigido por el investigador Javier Sánchez-Palencia y financiado por el Ministerio de Cultura, ocupa cinco volúmenes bajo el título Estudio del trazado de la Vía XVIII e incluye la cartografía y catalogación de los numerosos yacimientos arqueológicos de este itinerario de alto valor patrimonial.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s