“Los españoles son los inversores más conservadores detrás de los alemanes”

Los inversores españoles han aumentado gradualmente su perfil conservador durante estos años de crisis, según un estudio global realizado por Legg Mason. La renta fija sigue siendo el activo favorito y va a seguir siendo una parte sustancial de las carteras del inversor español en los próximos meses, junto con los activos que generen ingresos regulares, según Javier Mallo.
13 Marzo 2013 -Invertia
Legg Mason espera un año complicado, pero una cartera diversificada de renta fija, que tenga flexibilidad para invertir a nivel global puede hacerlo bien, según el codirector de la gestora en España. En renta variable, la situación es positiva de cara a los próximos años, en particular en Estados Unidos.
Javier Mallo es co-director de ventas para España y Portugal de Legg Mason Global Asset Managenment y es responsable de clientes institucionales y plataformas de distribución en el mercado español y portugués. Licenciado en Administración y dirección de empresas, se incorporó a la gestora de inversiones en abril del 2007. Con anterioridad trabajó como director de ventas en Fidelity España y también en Santander Investments como subdirector comercial. Legg Mason es una gestora internacional de inversiones con sede en EEUU con 654.000 millones de dólares en activos.
— Según el estudio realizado por Legg Mason entre más de 3.000 inversores con rentas altas de 13 países, los españoles son los segundos más conservadores, frente a la media mundial del 53% ¿En qué han cambiado los hábitos de inversión después de cinco años de crisis?
— Los inversores españoles han ido aumentando gradualmente su perfil conservador durante estos años de crisis. A través del informe global realizado por Legg Mason, hemos visto un crecimiento en productos de renta fija muy conservadores y seguimos teniendo como garantizados el depósito como componente dentro de las carteras y una menor asignación en las clases de activos, tradicionalmente considerados como más volátiles, como la renta variable. También este estudio nos muestra una menor asignación renta variable y menores perspectivas a la hora de aumentar su peso en las carteras. Sobre todo, comparado con el mercado global y en Europa que están aumentando su asignación a este tipo de activos. Los españoles son los inversores más conservadores detrás de Alemania.
— ¿En qué tipo de activos se concentran las preferencias de cara a 2013?
— La renta fija junto con el efectivo continúan dominando las preferencias de los inversores españoles. En los planes de asignación para este año la renta fija es el activo de referencia ya que dos tercios de los inversores, el 63% piensan que ahora es un buen momento para invertir en deuda. Además, el 29% tiene previsto aumentar su asignación este año. Respecto a la renta variable, el 26% tiene previsto aumentar su asignación muy por debajo de la media global que es el 36% y el segundo porcentaje más bajo del estudio. Además, un 29% tiene previsto aumentar un 22% su asignación a efectivo o activos equivalentes. Igualmente aumenta la demanda de activos que proporcionen ingresos regulares.
— ¿Hay algún cambio dentro de esta tendencia conservadora?
— La renta fija va a seguir siendo una parte sustancial de las carteras del inversor español. En los últimos años estos activos han generado unas rentabilidades muy interesantes que va a ser difícil que podamos repetir, pero no deja de haber oportunidades. El inversor español cree que el mercado va a seguir siendo muy volátil, pero hemos visto un cambio de tendencia hacia productos más flexibles que se gestionan de manera activa. Comienza a fijarse en multi activos de renta fija, capaces de girar frente a distintos entornos de mercado y cambiar las asignaciones de los activos con más o menos riesgo, tanto por regiones como por emisores, ya sean “high yield”, bonos corporativos y de gobiernos. También hay interés por productos que aún invirtiendo en una clase de activo, como bonos el gobierno, tiene flexibilidad para moverse en distintos países y sean capaces de ajustar esas carteras a las necesidades de mercado, independientemente del entorno del mercado.
— ¿El inversor español ha perdido el miedo a las inversiones globales o de países emergentes?
— Yo creo que el inversor español es menos proclive a comprar un fondo de renta fija de productos emergentes pero está cómodo invirtiendo en un fondo en el que parte de sus activos está en fondos emergentes, si tiene un gestor con recursos que sea capaz de tomar la decisión de aumentar o disminuir esa agnación en función del entorno de mercado. Busca flexibilidad y activos que lo puedan hacer bien en distintos entornos de mercados. Ya no quiere un fondo estático y permanecer en él este año y el que viene. Nosotros lo estamos viendo claramente entre los productos que más estamos distribuyendo en España. Un porcentaje alto son fondos de renta fija globales y tienen países emergentes dentro de la cartera.
— ¿La deuda soberana continua siendo atractiva para los inversores?
— Sí pero el atractivo ha emigrado de los países “core” del G-7 a los países fuera del G-7. Los tipos de interés real que tenemos ahora en el G-7 son muy limitados y en algunos casos son hasta negativos. Pero existe una serie de países, regiones o áreas en las que tenemos esos tipos de interés real elevados y una situación de bajo endeudamiento, crecimiento y reducción de inflación. Son países que pueden aportar diversificación a una cartera, apoyada además, por el potencial de revalorización de las divisas por gobierno, que creemos que es un factor que se tiene muy en cuenta sobre todo este año. A la hora de incluirles en cartera, darles el peso adecuado. México y Polonia, pueden dar ese tipo de interés elevado. Cuando hablamos de los fondos de gobiernos, creemos que la rentabilidad también debe estar muy apoyada por la revalorización de las divisas. Es un factor que hay que tener en cuenta, sobre todo este año.
— La demanda de rentas periódicas aumenta su peso a la hora de definir una cartera, sobre todo entre los inversores españoles. ¿Qué tipo de estrategias de inversión la cubren?
— Los productos de generación de rentas regulares están convirtiéndose en un vehículo de inversión dominante en España. Para el 63% de los inversores es una prioridad invertir en productos que le aporten unos ingresos regulares. Igual que se tiene una cartera diversificada es interesante también que las rentas vengan de distintas fuentes para no tener todos los huevos en la misma cesta. Más que tipo de activos son la manera en que están diseñados los productos. Son productos que están pensando para generar esas rentas y luego distribuirlas. Legg Mason tiene un producto de renta fija global que está generando unas rentas periódicas de manera muy consistente. Pero también estamos incorporando a nuestra gama durante este año a través de renta variable porque cada vez más compañías en EEUU están dando más importancia al pago de dividendos.
— ¿En el escenario actual, qué tipo de activos entran dentro de las apuestas de Legg Masson ?
— Va a ser un año volátil, un año complicado pero no por ello hay que olvidarse de un día para otro de la renta fija. Una cartera diversificada de renta fija, que tenga flexibilidad para invertir a nivel global puede hacerlo bien este año. En renta variable, creemos que hay ahí una situación positiva de cara a los próximos años. Hay una serie de sectores que lo están haciendo muy bien. En EE.UU. el sector automovilístico ha vuelto otra vez a la carga y está generando un crecimiento importante de las empresas. También hay un resurgimiento en el sector inmobiliario y estamos viendo resultados positivos. Es un sector que tradicionalmente en momentos de recuperación estaba generando en torno a un 20% del PIB en EEUU, y esto supone alimentar más el crecimiento interno que actualmente es del 70%. Igualmente, fuentes de energía muy baratas como el gas pizarra están haciendo que haya un renacimiento de muchas industrias en EEUU. Hay otros factores como la solidez de los balances de las compañías que hemos estado viendo. Han hecho muy bien los deberes en estos últimos años y están creciendo.
— ¿Qué peso tiene la renta fija europea en las carteras de Legg Mason?
— En Europa periférica hemos incorporado Italia. Las cifras de crecimiento y endeudamiento son más favorables, también hemos incorporado regiones como Irlanda con posiciones muy reducidas porque han hecho bien los deberes y la situación es mucho más positiva.
— ¿Cuáles son las previsiones para la deuda española?
— El porcentaje de renta fija en nuestras carteras es muy reducido. Creemos que todavía no ha llegado el momento. Esto no quiere decir que dentro de poco no estemos en España, pero hoy por hoy, se están encontrando oportunidades en otras regiones con menor volatilidad. A la hora de invertir en una región no importa solo el potencial de revalorización sino la volatilidad que estás incorporando.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s