La solidaridad española

Se quejan los de los sindicatos, los funcionarios de sanidad, los de educación, los de las administraciones generales y locales, los que tienen ingresos millonarios, los que tienen 2 o más sueldos en sus familias, dos o más coches y todos los hijos en la universidad, los que tienen sueldos de jubilados que ya quisiera para sí cualquier trabajador en activo, los ‘bien vestidos’ regordetes que están todo el día en los bares bebiendo, fumando y que lo saben todo (casi hasta hacer una O con un canuto) y te dicen como había que arreglar el país para dejarlo a su medida, se quejan los gerentes de las multinacionales, los empresarios y hasta los banqueros, se queja todo el mundo. Se quejan, lloran y dan la lata a todas horas a amigos, no amigos y familiares, como si los demás tuviéramos la culpa de sus “desgracias”. Hago hincapié en las comillas.
Hemos pasado de ser quijotes a ser llorones.
Nadie dice que está bien en su trabajo, que gana dinero, que tiene dos sueldos, que tienen buenas cartillas en el banco, que como tienen poder han colocado a su cónyuge para que haga a todos los efectos nada y viven los dos ‘de puta madre’ y que a su hijo le traerán los Reyes Magos lo que le antoje. Eso no lo dicen, y para colmo andan por ahí pordioseando.
Esta aptitud me resulta indignante.
Se quejan todos… ¡menos los seis millones de parados que hay en este país!
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s