El que venga detrás que arree

Vi este cartel en Facebook y me sentí con el deber moral de ponerlo aquí. Realmente al principio me hizo gracia… ¿qué me están contando? Pero tras 1 milésima de segundo de pensarlo me di cuenta de que esto realmente pasa en España. Yo me incluyo en este desatino, pero también tengo muchos amigos que son verdaderos ‘currantes’ y profesionales con este problema.
En casi todos, perdón me equivoqué, en todos los países del mundo ‘la experiencia es un grado’… harto dicho en este país, y se valora. Pues aquí ya no. Como tengas más de 40 años parece que vas a los sitios como un apestado y casi pidiendo perdón por vivir y querer trabajar ¿de qué? La gente mayor de 40 años soluciona los problemas -y no los crea-, pero aquí sólo vale la explotación, el pelotazo y salir corriendo. Esa es la diferencia entre un país plenamente desarrollado y el nuestro… el tiempo. El diferencial del tiempo de las ecuaciones d(t). Aunque el tiempo ya dicen algunos teóricos que no existe como tal (eso ya lo pensé yo hace muchos años) todo es una sucesión de eventos y a eso le llamamos tiempo.
Si no viene una cosa tras otra hacia adelante (o hacia atrás, como queráis) no se aprende. A mí un catedrático me dijo: creo en el aprendizaje y el aprendizaje conlleva tiempo y esfuerzo.
Pues eso, en este país la gente cree que va todo rápido ¡ya! Hay que ganar dinero rápido. Da igual como se hagan las cosas, pero rápido. Si va a tomar por culo todo mañana no pasa nada, ya hemos cobrado… los que vengan detrás que arreen. Vaya futuro y ejemplo para los chavales. Menos mal que no tengo hijos. Aquí no hay estudio de mercado, ni teoría, ni práctica, ni saber hacer… ni nada de nada.
100 universidades de las cuales la mitad no enseñan en absoluto, se dan los apuntes y a correr, no pasa nada: es dinero y la gente ya se buscará la vida o no.
Trabajas para salir al paso. Como me decía mi amigo suizo Andreas: en España todo es precario y una mierda, no se cumple nada ni funciona nada.
El problema es que hay que competir con el resto del mundo, y esos saben, y son pacientes, y legales, y no les gusta tanto la buena vida como a nosotros.
Por cierto, en la Grecia Antigua educaban a los futuros gobernantes desde niños en escuelas de élite a los que realmente valían, y lo tenían muy jodido,  para que cuando tuvieran 50 años, más de su esperanza de vida, fueran gobernadores ejemplares de provincias, y digo ejemplares. Casi como aquí.
Pero todo tiene un precio ¡y bien que lo estamos pagando! se llama ruina.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s