Un museo con más de cien caras

El Museo Nacional de la Energía entregó un carné de socio a 120 hombres y mujeres que han servido de fondo documental en la reconstrucción de la MSP.

Uno de ellos mi padre que empezó trabajando allí con 13 años tras la muerte del suyo, que era Vigilante de líneas eléctricas, de accidente en esta misma empresa. Después la mayor parte de su vida laboral la hizo en ENDESA, en cuyas antiguas oficinas se va a hacer la otra parte del Museo Nacional, alcanzando la categoría de Montador-Jefe de protecciones eléctricas.
m. j. alonso | ponferrada 01/02/2012
Voluntarios, colaboradores, historia viva… Varios son los calificativos que pueden referirse a todos esos hombres y mujeres que han servido de fondo de documentación para la creación de la primera sede del Museo Nacional de la Energía (MNE). Antiguos trabajadores de la Minero Siderúrgica de Ponferrada —la MSP— que han contribuido desinteresadamente a la recuperación de un espacio que durante muchos años fue motor económico y ahora es historia. Decenas de personas que, con sus granitos de arena, han permitido dar forma a lo que se ha dado en llamar Ene.térmica, la sección del carbón del Museo Nacional de la Energía.
Han sido ellos quienes han aportado más de 2.500 imágenes, medio centenar de objetos y nada menos que 2.000 minutos de testimonios orales. Y fueron ellos —o al menos una parte— quienes ayer recibieron un homenaje en forma de entrega de un carné que les permitirá acceder a las instalaciones del museo y participar de manera libre y gratuita en todas las actividades que en su interior se organicen.
De momento han sido 120 los carnés entregados, pero el número irá creciendo, entre otras cosas porque ahora mismo ya suman casi 200 los colaboradores y desde la dirección confían en que siga sumándose gente, en que quienes tienen algo que contar, algo que mostrar, lo aporten. Para ello han habilitado un número de teléfono y un correo electrónico: 987456323 y documentacion@ciuden.es.
«¡Quién lo ha visto y quién lo ve!», aseguró Erín, uno de los hombres que ha servido de libro abierto a los propósitos del equipo de documentación del museo. Él aportó sus años de trabajo en diferentes puestos dentro de la MSP y ahora su testimonio se reproduce, una y otra vez, al paso del turista, en uno de los paneles de vídeo habilitados en el interior de Ene.térmica. Ayer Erín volvió a agradecer a la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden) que haya recuperado del olvido y la desidia un edificio que había adquirido ya el tono de ruina. Fue una fábrica de sueños —también de trabajo— que permitió al Bierzo entero soñar con un futuro dorado. El mismo que ahora parecen haber robado.
Vacas flacas. Aunque satisfecha por los resultados obtenidos en lo que a visitas a la sección del carbón del Museo Nacional de la Energía se refiere, la directora del complejo, Esther Aparicio, reconoció ayer que es hora de vacas flacas por estar en temporada baja. El número de visitantes que se acercan al museo se incrementa durante los fines de semana, pero la semana parece pasar sin pena ni gloria al respecto. Lo que sí garantizó Aparicio es la continuidad de cada uno de los proyectos integrados en el gran complejo museístico de la energía. Sede central y bosque carbonífero siguen su camino pese al cambio en la cartera ministerial.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s