Rajoy: «No habrá milagros, sólo saldremos adelante todos juntos»

El líder del PP anuncia que convocará a todos los presidentes autonómicos para buscar una fórmula común.

Mariano Rajoy y su mujer, Elvira Fernández, en el balcón de la calle Génova después de conocer los resultados.Mariano Rajoy y su mujer, Elvira Fernández, en el balcón de la calle Génova después de conocer los resultados.javier lizón
antonio montilla | madrid21/11/2011
Mariano Rajoy, tras dos derrotas consecutivas, cumplió ayer su sueño de dirigirse a los españoles como el candidato más votado en unas elecciones generales. Lo hizo a las 22.40 horas, cuando la mayoría absoluta del PP era ya inapelable. Rajoy no perdió ni un minuto en lanzar el doble mensaje de sacrificio y esperanza que ha repetido durante toda la campaña electoral. Aseguró que el país se enfrenta a un «cruce de caminos» que va a determinar el futuro no para los próximos años, sino «para las próximas décadas».
El líder del PP puso el acento en que «no habrá milagros» para salir de la crisis, aunque recordó que tampoco los había prometido en la campaña electoral. «Sólo saldremos adelante si lo hacemos todos juntos», enfatizó el futuro presidente del Gobierno. Esta fue otra de las ideas de la noche, la unidad con la que quiere enfrentar la crisis. Su primer paso como presidente del Gobierno será la de llamar a todos los mandatarios autonómicos para intentar buscar un camino común de gestión de la crisis.
Rajoy, visiblemente satisfecho, dijo ser consciente de que le toca gobernar en la «más delicada coyuntura» que se haya encontrado España en los últimos 30 años. «Ese es el compromiso que asumo, y lo vamos a dar todo y con todos».
Tuvo una mención especial para los cinco millones de parados que han perdido su trabajo o no encuentran uno. Les prometió que «haremos todo lo que humanamente posible para mejorar su situación».
El líder del PP tiñó de patriotismo su primera alocución para insistir en que «la nuestra es una gran nación, pero añado, las grandes naciones a veces se olvidan de lo que son y se dedican a cosas pequeñas». Para luchar contra este retroceso, Rajoy prometió que «no habrá sectarismo ni rencillas pequeñas ni divisiones artificiales que nos retrasen en el esfuerzo común». Abundó en que «nadie tiene nada que temer» porque sus únicos enemigos son «la crisis y el paro». De hecho, se apresuró en mencionar «a todos aquellos que no nos han votado», a los que expresó su decidida intención de «ser el presidente de todos y anteponer el interés general a cualquier interés particular».
Rajoy agradeció las llamadas de felicitación que habría recibido de José Luis Rodríguez Zapatero y de Alfredo Pérez Rubalcaba a los que mostró «el máximo respeto». Deseó un «modélico traspaso de poderes» y la máxima colaboración en el futuro.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s