Empresas caza subvenciones

ECONOMÍA / Industrialización de las zonas mineras

Un informe saca a la luz los defectos de la reconversión de las cuencas

Pese a todo, estima que Ponferrada y el Bierzo son los menos perjudicados

Barrio de La Rosaleda, Ponferrada. GAZTELU

F.L. / Ponferrada / La Crónica de León
Un estudio universitario que lleva por título “Mieres, Langreo, Puertollano y Ponferrada. Cambios funcionales y morfológicos en ciudades minero industriales” denuncia que el paro, la despoblación y la incapacidad de crear un tejido alternativo a la minería son tres de las claves fundamentales que explican el fracaso de la reconversión industrial en las cuencas mineras, entre las que el Bierzo saca la mejor nota de los territorios analizados.
El estudio, que ha sido realizado por el profesor Sergio Tomé, del departamento de Geografía de la Universidad de Oviedo está recogido en la publicación, especializada en Geografía y Ciencias sociales, Scripta Nova, de la Universidad de Barcelona. El autor señala como “desaciertos evidentes” que han castigado a los territorios mineros “ la concesión a veces indiscriminada de ayudas a empresas, sin aplicar criterios más selectivos” y aboga por “ahuyentar a las empresas caza subvenciones cuya intención es terminar trasladándose, y chantajean periódicamente con esa posibilidad o la del cierre para exigir más ayudas y lograr la aceptación de recortes de plantilla”. Tomé juzga “erróneo el protagonismo concedido a las multinacionales, a sectores dependientes de la construcción o fácilmente deslocalizables, sin aprovechar el potencial investigador de las universidades […] para poner en marcha actividades más innovadoras, más especializadas y de muy elevado valor añadido”.
También censura “la falta de una clase empresarial con criterios más elevados que los del neoliberalismo extremo y el mínimo esfuerzo” y que ha determinado “un panorama donde las empresas carecen de arraigo territorial, son provisionales y sus contingentes laborales fluctúan exageradamente entre los momentos de alta y baja actividad”.
Pese a este sombrío, aunque certero análisis, Tomé otorga a Ponferrada la mejor calificación de las cuatro ciudades analizadas. Así señala que “la economía más completa de la capital del Bierzo, su rango de cabecera subprovincial y las inversiones industriales le hacen ganar población”.
El profesor Tomé también se muestra muy crítico con lo que califica como “ficción de crecimiento” de las prejubilaciones, que, según apunta “estimularon el consumo sin exigir nada a cambio por parte de los beneficiarios, cuyo tren de vida los convirtió en una casta respecto a los demás asalariados. Las pagas tuvieron el efecto indeseable de fortalecer la construcción en lugar de una economía productiva, y no impidieron que muchos agraciados emigrasen tanto en Asturias como en León”, y prosigue: “Ahora aquellos afortunados van jubilándose con ingresos menores y el precio de la vivienda queda aún más descompensado con el poder de compra de la mayoría”.
Por último, el estudio es tajante y demoledor: “De no mediar mecanismos correctores con alcance estructural, el porvenir de esas pequeñas ciudades como centros de servicios o, en el mejor de los casos, lugares donde el Estado costea indirectamente una fabricación privada poco o medianamente cualificada con salarios occidentales, resulta bastante incierto”.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s